• ¡En oferta!

Vital - Procollagen

215.100,00 COP
Impuestos incluidos

Vital - Procollagen está compuesto por extractos hidrolizados por pro colágeno, precursor del colágeno, con el cual nuestro cuerpo sintetiza el colágeno para la producción de cartílago, hueso, piel, liquido sinovial. 

Ayuda en la piel, huesos, articulaciones.

Cantidad

Vital - Procollagen está compuesto por extractos hidrolizados por pro colágeno, precursor del colágeno, con el cual nuestro cuerpo sintetiza el colágeno para la producción de cartílago, hueso, piel, liquido sinovial.

Beneficios de Vital - Procollagen:

Con solo una dosis diaria de Vital – Procollagen puede: 

Ayudar a recuperar el colágeno en todo el cuerpo.

Ayudar a regenerar tejidos.

Ayudar a atenuar arrugas.

Coadyuvante en la disminución de los dolores óseos y articulaciones.

Colaborar en la hidratación de la piel.

Ayudar a proteger  y a aumentar la visión.

Ayudar a mejorar la calidad del sueño.

Ayudar a reducir la flacidez.

Colaborar en el aumento de la energía mejorando la vitalidad.

Ayudar a agilizar la recuperación post – quirúrgica.

Ayudar a mejorar la cicatrización. 

A Quien va Dirigida Vital - Procollagen:

A quien desee recuperar colágeno en todo su cuerpo.

Presentación de Vital - Procollagen:

Frasco x 500 Ml.

Composición de Vital - Procollagen:

Extracto hidrolizado de colágeno.

Registro Sanitario: SD2008-0000664

Modo de Uso de Vital - Procollagen:

Puede tomar el Vital Procollagen puro o diluido, según su preferencia. 

Tomar todas las noches antes de dormir, gran parte de su efectividad se pierde si se queda dormido y después se despierta para tomarlo. 

Diluir 15 ml usando la tapa dosificadora en mínimo 250 ml de agua, o colocar puro debajo de la lengua y después tomar un poco de agua o jugo.

Recomendaciones de Vital - Procollagen:

No consumir en estado de embarazo y lactancia.

Nota Importante

La información facilitada acerca de Vital - Procollagen es sólo y exclusivamente para el conocimiento de modo general del producto. 

En ningún caso se debe utilizar para el diagnóstico, tratamiento, curación o prevención de ninguna enfermedad. 

Del mismo modo, tampoco sustituye al consejo o tratamiento médico profesional.

Para más información consulte a su médico o especialista.

También podría interesarle